Lunes, 19 Agosto 2019
BREAKING NEWS
La actitud ante los problemas

La actitud ante los problemas Destacado

Aprendamos a ver los problemas como una oportunidad para fortalecer el carácter y facilitar el proceso de su resolución. Cuando las cosas se dificultan y los problemas se acumulan, la manera más efectiva de salir adelante, no es buscar culpables, ni hacerse la víctima sufriendo porque la vida no es como uno esperaba. La actitud más efectiva es reconocer que todo lo que sucede tiene como único fin hacer conciencia y mejorar le carácter de la persona. Es mejor tomar el problema como un momento difícil, con una posible solución positiva y con un beneficio futuro y un desenlace prometedor. Los problemas no son un castigo, el universo no toma venganza personal contra nadie.

Hay ocasiones en las cuales la persona tomó decisiones equivocadas por lo que se producen consecuencias complicadas, en otras ocasiones personas llegan a caer en situaciones difíciles y desafortunadamente no cuentan con las herramientas emotivos necesarias para sobreponerse y se crean problemas que parecen obstáculos, o se puede dar el caso de que existen condiciones sobre las que no se tiene el control, por lo que simplemente se debe de aceptar la realidad dejando de luchar por aquello que no se pueden resolver.

Una manera constructiva de ver y trabajar con los problemas y los obstáculos cuando estos se llegan, será visualizarlos como pruebas que se requieren para poder afinar el carácter y aprender lecciones de vida. Las pruebas no se escogen, llegan sin pedirlas y cuando uno menos las necesita. Lo importante es que cuando tocan  su puerta, hay que poderlas reconocer, captarlas y hacer lo mejor de ellas; a pesar del enojo, frustración, e impotencia que causan, estas pruebas vienen a confrontar con los más profundos sentires, brindada la oportunidad de crecer y ver el mundo con una visión renovada y más madura.

Las pruebas marcan el carácter por siempre y sería bueno percibir el problema como la cima de una prueba oculta que viene a dar una lección importante. A cada persona le toca una prueba y un reto, nadie necesita la misma lección.

Hay personas que tienen que aprender a vivir sin lujos o con problemas de dinero, otros tendrán que luchar contra su fuerza de voluntad, habrá quienes deban superar alguna enfermedad y otros deberán aprender a manejar sus relaciones personales. Pero sin duda alguna, tarde que temprano cada uno tendremos un problema y debemos tener la mejor actitud para enfrentarlos, y salir pronto de la situación.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Tranquilos y Atentos

    Herramientas para que niños hiperactivos puedan encontrar un espacio de relajación.

    Comenzaron las clases nuevamente y con ellas, nuevos desafíos que enfrentarán nuestros hijos. Quizás para muchos, es su primera vez en la escuela o para otros el cambio de grado, volver a hacer nuevos amigos, acostumbrarse a una nueva rutina, puede ser estresante. Mucho más para los niños que son hiperactivos y que en ocasiones, no sabemos cómo actuar ante dicha situación. Por tal motivo, queremos compartir algunos consejos que podrán ayudarlos en esta nueva etapa.

    Cuando un niño es inquieto por demasiado tiempo o se presenta en momentos inapropiados, puede ser útil aprender técnicas que nos enseñen cómo calmarlo.

    Las causas de la agitación pueden ser numerosas. Algunas de ellas son:

    LA DIETA.

    Alimentos como el gluten, los huevos y la leche, pueden causarles una reacción alérgica que genera la liberación de anticuerpos que interrumpen el funcionamiento de neurotransmisores como la dopamina, cuya función es estimular las regiones cerebrales de atención, el sentido de organización y el control del movimiento.

    LA TECNOLOGÍA.

    Es posible que el mayor uso de computadoras, teléfonos móviles y videojuegos por parte de los niños a expensas de reducir el contacto con la naturaleza, explique el estrés de su comportamiento.

    CAMBIO DE AMBIENTE.

    Un cambio significativo en la escuela o en el hogar, o no sentirse a gusto en un nuevo ambiente, pueden ser motivos de irritación en un niño, y como el pequeño no sabe cómo canalizar ese sentimiento, puede experimentar ansiedad o inseguridad, que finalmente lo manifiesta en su comportamiento.

    ¿CÓMO AYUDAR A UN NIÑO A ESTAR MÁS TRANQUILO?

    Implementar rutinas podría brindarle estabilidad física y emocional. Algunas pueden ser:

    PROMOVER UN SUEÑO TRANQUILO

    Un niño en edad escolar debe dormir por lo menos de 10 a 11 horas por noche.

    VIGILAR SU ALIMENTACIÓN.

    Asegúrate de que se esté alimentando lo suficientemente bien.

    ESTIMULAR SU ACTIVIDAD FÍSICA

    Un niño debe tener al menos 60 minutos de actividad física al día. Anímalos a practicar deportes.

    DISMINUIR EL USO DE PANTALLAS

    Evite el uso excesivo de computadoras, dispositivos móviles y la televisión antes de ir a la cama.

    AYUDARLO A EXPRESARSE

    Ayuda a tu hijo a expresarse e identificar sus emociones. Cuando le leas un cuento, pregúntale acerca de las emociones que experimentan los personajes o cómo se habría sentido en esa situación

  • Lamentable

    Cuando miré la información e imágenes que circulaba en redes sociales y en diversos medios de comunicación, tras el tiroteo en El Paso, Texas, la tristeza me invadió y comencé a pensar en la sociedad que estamos construyendo en la actualidad y la cual dejaremos de herencia a nuestros hijos si no cambiamos nuestra manera de pensar y actuar.

    El odio, racismo, discriminación, humillación, etc., siempre ha existido, aunque si bien es cierto, en los últimos años esto ha ido en aumento, afectando más a todos los que dejamos nuestro país y familias, para buscar un mejor futuro en los Estados Unidos, podemos notar que en ocasiones no somos bien vistos por otras comunidades.

    Es terrible enterarse que los tiroteos masivos no se detienen, que el gobierno, las autoridades y otras agencias, no pueden hacer nada para erradicar este tipo de actos. Durante este fin de semana, en tan solo 13 horas, tiroteos en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, dejaron 32 personas muertas y muchos heridos. Sin contar otras que siguen surgiendo alrededor de la nación. 249 tiroteos masivos se han registrado en todo el país en 220 días que llevamos en este 2019. Son cifras preocupantes y situaciones que reflejan el mundo actual.

    Ahora, debemos de entender que este problema va más allá de un conflicto entre razas, ya que muchos quieren hacernos creer eso. No solo es una lucha de poder entre comunidades, puesto que no me dejarás mentir que tenemos amigos de otras partes del mundo, con los podemos compartir buenos tiempos. Es como aquella frase que decimos: “No por uno, la llevamos todos”. Este problema radica en cada individuo y afecta a toda la sociedad.

    En redes sociales por ejemplo. Es fácil notar la envidia y las opiniones (en ocasiones negativas más que positivas) que surgen respecto a un tema, profesión, negocio etc., comentarios que inclusive suben de todo y comienza a tener como respuesta la humillación. Es bueno querer ser mejor y buscar la excelencia en todo lo que emprendes, pero no a base de despreciar o pisotear al prójimo.

    ¿Qué está pasando en el mundo? ¿Qué podemos hacer para que todo esto se detenga?

    Como mencionaba al principio, este sentimiento de odio, seguirá presente en nuestra sociedad, pero por favor, empecemos realmente a analizar y reflexionar las acciones que estamos haciendo individualmente. Cambiemos nuestra manera de pensar y al hacerlo, nuestra manera de vivir será diferente.  Enseñemos a nuestros hijos a respetar, compartir, ser agradecidos, honestos, etc. Si queremos cambiar nuestra sociedad, necesitamos empezar por nosotros mismos y nuestra familia, de lo contrario todo seguirá como antes o peor.

  • Etapa Difícil

    La adolescencia es una etapa importante en el desarrollo de la persona. Es en este momento cuando el niño/a inicia el camino hacia su independencia, donde experimenta y busca entender quién es y cómo debe de actuar.

    El problema más grande que tienen los adolescentes generalmente es con sus padres, porque a pesar de que ellos quieren lo mejor para sus hijos, por no entender lo que está sucediendo, sin querer crean conflictos, lastiman la comunicación y esperan que los adolescentes actúen como ellos desean.

    A pesar de que no todos superan la etapa de la adolescencia, la mayoría de las personas, crecen, maduran y se convierten en adultos exitosos y felices, ya que logran sanar muchas de las cicatrices causadas por los malentendidos, la rebeldía y el exceso de control que les imponen sus padres y las normas sociales.

    Las luchas de poder, los cambios repentinos, las hormonas, los miedos, angustias, confrontaciones y la rebeldía crean conflictos, frustraciones y mucha incertidumbre. Los adolescentes necesitan espacio para crecer, libertad para conocer, oportunidades para hacer sus elecciones.

    Como padres, soltar el control y la estabilidad del hogar no solo duele, también espanta. Y aunque es difícil, desengancharse del joven inexperto, la misión de los padres como adultos responsables es educar y formar a su vez adultos responsables e independientes, por lo que es importante ayudarles a aprender a comunicarse con respeto, darles libertad con limites y explicar con claridad las posibles consecuencias de las malas decisiones. Es importante dejar a un lado las críticas severas, los castigos, las humillaciones o imposiciones con el fin de demostrar autoridad.

    “De los errores se aprende”, cuantas veces no hemos escuchado esa frase. La adolescencia es eso, aprendizaje no solo para la persona que lo experimenta, sino también para los padres. Es una etapa que nos llevará a aprender y a buscar que nuestros hijos se dirijan a un mejor camino, y aunque durante esa trayectoria cometan errores, recuerda que no es el final de su destino.

    Hay que nutrir la relación, recordar el amor incondicional que se les tienes, a pesar de las peleas continuas y, sobre todo, es crucial convertirse en el ejemplo que inspira y motiva a ser mejor persona. Hay que dejar de pensar que es el adolescente el que tiene que aprender a escuchar, entender y a cooperar.

    Una buena recomendación para tratar con hijos adolescentes es el recordar que esta es una etapa pasajera. Hay que tener paciencia e inteligencia para sobrevivir la crisis y aprender a construir una relación con el nuevo adulto que se está formando.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento