Martes, 12 Noviembre 2019
BREAKING NEWS
Corazones sinceros

Corazones sinceros Destacado

Entre aplausos, lágrimas y expresiones de agradecimiento, la comunidad de la iglesia del Sagrado Corazón, se despidió del párroco Gilberto Moya, quien durante seis años trabajó no solo por el bien de los feligreses sino por la comunidad en general.

“Su estancia ha sido corta, así nos ha parecido, pero su labor pastoral perdurará en el tiempo, pues su humildad, amor, sencillez y sonrisa nos ha contagiado. Creo que su liderazgo ha sido bueno en nuestra comunidad y en especial en cada una de nuestras familias. Por todo esto, estamos muy agradecidos con el párroco Gilberto Moya”, expresó Jimmy Compean, durante la celebración de despedida.

De igual manera durante este evento los asistentes disfrutaron de lindas danzas del Grupo Folklórico Norahua, excelentes melodías por parte del Mariachi Los Viajeros y una divertida presentación humorística de algunas hermanas de la congregación.

“En ocasiones las despedidas se consideran como algo triste, porque percibimos desde el ángulo de lo que hemos perdido en lugar de hacerlo desde lo que hemos ganado. El párroco Gilberto Moya se convirtió en un amigo muy especial para muchos de nosotros. Sus consejos y palabras se quedarán siempre en nuestros corazones”, afirmó el señor Compean.

También el párroco agradeció a todos la grata festividad y asimismo el amor fraternal que cada uno de los miembros de la Iglesia del Sagrado Corazón le expresaron durante su tiempo pastoral en dicha congregación.

El párroco Gilberto Moya, seguirá su labor eclesiástica en Ecatepec, México, como sub director de la Región de Operarios de México y de igual manera tendrá la función de vicario en la parroquia María Tulpetlac.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Oklahoma despide a un gran líder

    Las despedidas siempre son tristes y mayormente cuando se trata de alguien que con su ejemplo inspiró y ayudó a muchas personas. Don Ramiro, fue un hombre que siempre se mostró positivo y solidario, en cada oportunidad que le fuera posible trataba de contribuir con la comunidad hispana, sin importar la necesidad. 

    El día 16 de octubre, Ramiro Vásquez, lamentablemente perdió la batalla contra el cáncer y desde el primer momento que la comunidad se enteró de la triste noticia, comenzaron a expresar su agradecimiento por lo que hizo en vida este gran líder.

    El Nacional de Oklahoma se une al gran dolor y tristeza que familiares, amigos y conocidos han hecho notar por la pérdida del señor Vásquez. Por tal motivo, queremos dedicar esta página “Impulsando La 29”, puesto que sabemos que don Ramiro, fue pieza fundamental para el crecimiento de este distrito.

    Compartimos una entrevista realizada por Josué Ramos, el 18 de octubre del 2018 a Ramiro Vásquez Padilla, quien compartió los momentos que formaron parte de su historia…

    Originario del estado de Oaxaca, México, Ramiro Vásquez asegura que tuvo una infancia muy feliz y que desde muy pequeño fue enseñado a trabajar, amar a su familia y comunidad. Hijo del señor Rufino Vásquez y la señora Petra Padilla (fallecida), Ramiro es el tercer hijo de siete que tuvo el matrimonio Vásquez Padilla. Desde los siente años de edad, don Ramiro comenzó a trabajar en el negocio familiar, el cual era   una panadería, comenta que su primera labor fue ayudar a mover las canastas del pan que estaban vacías y posteriormente fue enseñado a hacer el delicioso pan.

    A la edad de catorce años Ramiro Vásquez llega a los Estados Unidos, aunque con un poco de miedo, ya que venía solo. Gracias a los consejos de su padre, quien ya había estado trabajando en este país, logró mantenerse positivo y con ánimos para buscar trabajo y poder enviar dinero a su familia en México.

    “Llegué al estado de California, pero la verdad no me impresionaba muchas cosas, quizás lo que se me hacía más fascinante eran los restaurantes y la comida que preparaban. Comencé a buscar trabajo, pero nadie me quería contratar, era muy difícil, ya que tenía catorce años y no me daban la oportunidad. Me decían que fuera a la escuela, así que de tanto que insistieron les hice caso y decidí estudiar. Tenía dieciséis años cuando me gradué de la preparatoria y posteriormente logré conseguir un trabajo estable”, compartió en su momento el señor Vásquez.

    Aunque Ramiro Vásquez tenía tiempo residiendo en los Estados Unidos, siempre guardaba la ilusión de regresar a su México querido, y así lo hizo. Pero lamentablemente no logró realizar sus planes, los cuales eran tener una panadería, por tal razón, decide probar suerte nuevamente en las tierras del norte, pero ahora junto a su esposa.  

    “Cuando regresé a México me encontré con Guadalupe, mi esposa. Comenzamos a salir, nos hicimos novios y a los tres meses de noviazgo decidimos juntarnos y hacer un proyecto de vida. Pasaron cinco meses y tomamos la decisión de venir a los Estados Unidos. A Oklahoma llegamos porque mi esposa tenía familiares aquí, y aunque al principio no me gustaba tanto, pude visualizar que podía hacer algo para tener un buen futuro, así que tomamos la decisión de quedarnos”, mencionó don Ramiro durante la entrevista realizada el 18 de octubre del 2018.

    Al decidir quedarse en Oklahoma City, un nuevo reto llegó para Ramiro y su esposa Guadalupe. Comentó que sus inicios fueron cocinar pan dulce para un negocio local, pero al pasar el tiempo, decidieron emprender su propio negocio al que le llamaron “La Oaxaqueña Bakery”, lugar que se ha convertido en uno de los restaurantes y panaderías favoritos de los residentes de esta ciudad.

       “Bueno…actualmente estoy viviendo un proceso difícil. He sido diagnosticado con cáncer, pero trato de ser positivo. Creo que es parte de la vida pasar por situaciones de esta magnitud. Quizás hay personas que lo experimentarán diferente, pero sin duda…todos en algún momento nos tendremos que enfrentar a un gran obstáculo. En mi caso es el cáncer, pero estoy consciente de la situación que estoy viviendo, la cual es un poco delicada, pero al mismo tiempo lucho por levantarme cada día y no dejarme vencer. No puedo dejar que lo que me diga un doctor penetre hasta mi cerebro y me haga desfallecer. Sigo las indicaciones que me da el doctor, pero no dejo que esta circunstancia marque mi destino”, aclaró en su momento don Ramiro, quien, aunque en ese tiempo se preocupó por lo que estaba sucediendo en su cuerpo, nos dijo que el miedo no logró apoderarse de él y que luchaba día con día para vencer este mal.

    “Que te den una sentencia de muerte no es fácil, pero con el tiempo tienes que aprender a superarla. Solo Dios sabe la hora y el momento en que tu vida tenga que terminar, y mientras tenga vida, seguiré luchando, manteniendo la humildad y ayudando a mi gente”, nos dijo don Ramiro Vásquez.

    Ramiro Vásquez Padilla, partió de este mundo para encontrarse con su creador, y aunque su partida deja un inmenso dolor y tristeza a su amada esposa Guadalupe, a sus bellos hijos Nelson, Emmanuel, Isabel, Ramiro Jr. y Ángel, a sus familiares y amigos. También sabemos que cada uno de ellos, continuará ese legado que dejó don Ramiro.

    Descanse en paz… Ramiro Vásquez Padilla (1969-2019)

  • Una misma visión

    Con el propósito de compartir con las nuevas generaciones, las tradiciones y cultura de los diversos países que son representados por nuestra comunidad hispana en el estado de Oklahoma, la iglesia Visión Familiar, la cual dirige el pastor Elio Arteaga, lleva 5 años celebrando el evento denominado “Fiesta de las Naciones”, en el cual participan diversos representantes de países como: Guatemala, Honduras, México, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá entre otros.

    El evento fue totalmente gratuito y se llevó a cabo el sábado 28 de septiembre, en la ciudad de Yukon, Oklahoma. Las familias asistentes pudieron disfrutar de un día lleno de actividades, presentaciones artísticas y deliciosa comida.

    “Es importante para nosotros poder celebrar nuestras tradiciones. Nos alegra ver a miles de familias participar de este evento, aproximadamente fueron 4000 mil personas que se reunieron no solo para manifestar su orgullo por sus países sino para agradecer a Dios por todas las cosas que nos ha permitido realizar en los Estados Unidos”, compartió Oscar Rodríguez, quien fue uno de los organizadores de este evento y que además está trabajando con las autoridades mexicanas correspondientes para que, muy pronto se de la apertura de una oficina consular de México en Oklahoma City.

    Durante el evento “Fiesta de las Naciones”, los asistentes pudieron disfrutar de la música del Mariachi “Reyes de Jalisco”, de las bellas danzas de la Agrupación Folklórica Q’anil OKC, asimismo los Luchadores de la Fe estuvieron presentes para promocionar el deporte de lucha libre, y diversos grupos de danza cristiana de la iglesia Visión Familiar, expusieron su arte.

     

    Fotografías por: Leo Ochoa.

  • Rancho Solo Hay Uno

    Desde hace 22 años, este negocio familiar continua con esfuerzo y dedicación brindando el mejor servicio a sus clientes.

    Samantha Mendoza de Martínez, gerente de El Rancho Western Wear contó los inicios de la tienda y como este negocio sigue creciendo años tras años.

    “Comenzamos en 1997, desde abajo como todos y con los sueños de tener una tienda grande. Nuestros inicios fueron vendiendo ropa en los bazares de la calle “10” … era un local pequeño y de ahí poco a poco cada año fue creciendo”, comentó Samantha.

    Para la familia Mendoza, la idea o concepto de tener un negocio de venta de ropa, botas, y cinturones de vaqueros surgió por la falta de tiendas hispanas de este estilo (viejo oeste) en la ciudad de Oklahoma City.

    “Casi no había tiendas hispanas, estaban solo las americanas, pero no con estilo para los latinos. Es muy difícil encontrar a veces lo que le gusta al hispano, así fue como se nos ocurrió la idea de empezar traer ropa vaquero para nuestra comunidad”, expresó Samantha.

    El rápido crecimiento del Rancho Western Wear no se hizo esperar tras establecerse en el distrito La “29”. Samantha y su familia se dieron cuenta de gran impacto que estaban produciendo como comerciantes latinos para la comunidad.

    “Fue algo drástico, la gente comenzó a responder positivamente asistiendo al local. Nosotros aparte de todo lo que vendemos, nos enfocamos en ofrecer el mejor servicio posible, para nosotros es muy importante tratar bien al cliente, y que se vaya satisfecho”, aseguró Samantha Mendoza, quien a su vez considera que un servicio eficaz es la clave para que un negocio prospere.

    Para, El Rancho Western Wear es importante que sus clientes siempre tengan una sonrisa de oreja a oreja y se sientan como en casa.

    “Desde que el cliente llega a la tienda, queremos que se sientan bienvenidos, queremos hacerlos sentir cómodos con un trato amigable” comentó Samantha.

    Samantha y su familia siempre están al tanto en lo ultimo de la moda en vestimenta de vaquero. Para ellos, es primordial estar al día con lo nuevo ya que desean constantemente satisfacer las demandas de sus clientelas.

    “Siempre tratamos de tener lo que el cliente pide, siempre estamos actualizando cada vez que sale una novedad en vestimenta. Si el cliente desea algo en particular en ropa de vaquero, nosotros haremos lo posible de tenerlo aquí”, expresó Samantha.

    Desde botas hasta cinturones, como también camisas y sombreros para vaqueros, el Rancho Western Wear tiene una de las mejores gamas de productos para este mercado y solo se pueden encontrar en el distrito la calle “29”.

    “Tenemos varios estilos, tenemos estilos para todo tipo de cliente. Desde bota tipo clásica que es estilo chihuahua hasta botas estilo rodeo que son las cuadras, y también de los sombreros que son de estilo taco, lo cuales son los cerrados y los rodeos de copa alta. No solo tenemos todo tipo de estilo ropa vaquera, sino también para todas las edades”, comentó Samantha quien además expresó la importancia de las botas en la tienda.

    Los precios de las botas del Rancho Western Wear rondan entre $100 hasta $450. Al mismo tiempo dependen de su calidad y marca. Las marcas que puedes encontrar en la tienda son: Vaquero Bronco, Corral Boots, Ariat, Botas Justin, y Botas Cuadra. Debido a alta demanda de la clientela hispana por mas marca americana, la tienda también cuenta con playeras de vaquero, American Fighter, Cinch, Affliction y Wrangler. Las playeras rondan un precio desde $30 a $60.

    El distrito La “29” sin duda es un gran impulsor de los comercios hispanos para el desarrollo del distrito y su economía. Para el Rancho Western Wear, la ayuda del distrito a través de eventos les permite promover el negocio constantemente.

    “El evento anual del Día del niño, el distrito nos ayuda bastante para darnos a conocer mas. En este evento hacemos muchas promociones, y regalamos botas”, comentó Samantha que también realizan promociones para el día del padre, y en fechas navideñas.

    “Queremos que nuestros clientes y los que no son se enteren de nuestras ofertas y promociones, por eso los invito a que siempre chequen nuestras páginas de Facebook El Rancho Western Wear”, expresó Samantha.

    Para Samantha Mendoza de Martínez y su familia, ser comerciante hispano es de gran orgullo y felicidad ya que han sido una muestra de que todo con esfuerzo es posible.

    “Me siento muy orgullosa de seguir ese ejemplo de trabajo duro que viene de mis padres y abuelos. La verdad es que he aprendido bastante. Me gustaría ver a mis hijos cuando estén grandes continuar con el negocio para que siga creciendo más y más”, finalizó Samantha.

    El Rancho Western Wear se encuentra ubicado en la 833 SW 29th St, Oklahoma City, OK 73109. Sus horarios son de 9am a 10pm, de Lunes a Viernes.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento